Saltar al contenido

Estiramientos para el Síndrome Piramidal

Al tratarse de un problema muscular, los estiramientos para el síndrome piramidal son la principal solución para estas contracturas. La sintomatología más recurrente del piriforme es un dolor que pasa por el nervio ciático debido a la irritación o a que el músculo lo comprime y limita el espacio para su correcto funcionamiento, por esta razón suele confundirse con otras afecciones como hernias lumbares. El piramidal se ubica en la parte interior de la cadera, muy cerca e incluso insertado del nervio. Esta inflamación genera un dolor similar al de la ciática, con hormigueo y perdida de sensibilidad desde la parte inferior de la espalda al glúteo, en ocasiones puede descender hasta el pie.

estiramientos del piramidal

Es de vital importancia estirar el músculo piramidal para aliviar el dolor que afecta al nervio ciático. Son variados los estiramientos para el síndrome piramidal que funcionan eficientemente, ya que no solo se debe ejercitar el piriforme sino toda la estructura de músculos que conforman la zona de la pelvis, el sacro y el fémur para así poder recuperar la movilidad sin molestias del paciente. En este artículo describiremos los ejercicios más efectivos, fáciles y que puedes realizar desde casa para desinflamar el músculo cuanto antes.

 

 

 

Estiramientos para el Síndrome Piramidal derecho e izquierdo

El síndrome piramidal derecho tiene su origen en el intestino delgado, mientras que el izquierdo es causado por disfunciones en el riñón. Este es un problema bastante complicado, porque generalmente la fisioterapia lo trata de forma muy localizada, como si la causa estuviese solamente en la zona del glúteo y esto no es cierto, ya que muchas veces el músculo piriforme está en contractura porque hay otra lesión en la columna que lo genera. Por lo tanto, es fundamental tratar el síndrome desde el origen, por eso en ocasiones los analgésicos y antiinflamatorios no eliminan el espasmo. Te explicaremos un tratamiento de estiramientos para el síndrome piramidal que debes realizar según sea el lado afectado.

  • Apoyar el pie del lado afectado en una silla, el cuerpo girado hacia el lado derecho y llevar el cuerpo adelante para provocar presión en toda la pierna. Este estiramiento debe ser mantenido durante un minuto.
  • Acostarse en una superficie plana, apoyar un pie en la pared y con el pie del lado afectado mover el tobillo hacia adelante y hacia atrás o realizar movimientos con la rodilla. Esto puedes alternarlo 40 o 50 veces por minuto depende de tu capacidad.
  • Acostarse en una superficie plana, apoyar la pierna afectada sobre la rodilla flexionada de la otra pierna y realizar movimientos en el tobillo.
  • Apoyar los dos talones contra una pared y dejarlos caer cada uno a su lado, la intención es provocar tensión en la zona contraria al piramidal.
  • Otra postura efectiva en cuanto a estiramientos del músculo piramidal es sentarse con las piernas estiradas y llevar la pierna afectada flexionada por detrás de la pierna estirada.
  • Sentarse sobre una pelotita con el glúteo afectado encima, dejando caer todo el peso y hacer movimientos circulares, de esta manera realizarás un automasaje.

Estiramientos para el músculo piramidal y glúteos

Se habla mucho del músculo piramidal por los diversos problemas y atrapamientos nerviosos que este puede ocasionar, sin embargo, junto a este músculo se encuentran otros que trabajan en conjunto con el piramidal y están en la misma zona, es por ello que es necesario que el estiramiento se produzca para toda el área en conjunto. El músculo piriforme va desde la cara posterior del sacro y sale como un triángulo o pirámide hasta el fémur. Mencionaremos dos formas de estiramientos que ayudan a la pronta mejoría del piramidal.

  • Sobre una mesa o camilla colocar la pierna en forma de “L” mientras se mantiene la otra pierna pegada en el borde, luego lleva la pierna que esta sobre la mesa todo lo que puedas hacia adentro. De esta manera habrás logrado un buen estiramiento, para completar, toma la rodilla y levántala sin despegar el pie.
  • Acostarse sobre una superficie plana y flexionar la rodilla hacia el cuerpo sin despegar el glúteo de la cama. Puedes realizar este ejercicio de estiramiento tomando con una mano la rodilla, con la otra el pie y llevando hacia adentro o afuera la pierna, hasta donde el cuerpo te permita. También, lleva la pierna más hacia el pecho y sube un poco el pie. Jugando todas estas variaciones, conseguirás un estiramiento que sin duda aliviará el dolor del piramidal.

Automovilizaciones del nervio ciático

Son útiles especialmente cuando presenta dolor lumbar, zona posterior de la cadera o incluso irradiar hasta el pie, estos dolores son casados por una estructura nerviosa. Por lo tanto, debemos saber cómo mejorar la movilidad de esta estructura, generalmente el nervio ciático (el más largo del cuerpo) queda atrapado en alguna zona y no se moviliza correctamente, y se convierte en un fuerte dolor. Presentaremos una serie de ejercicios para mejorar esta sintomatología.

  • Colocarse de lado sobre la cama, dejar caer las piernas fuera de ella, de esta manera logramos que en la región lumbar se abra el espacio por donde salen las raíces nerviosas. El lado afectado debe quedar arriba, flexionar y estirar la pierna suavemente, unas 10 a 15 repeticiones. Es importante descansar las piernas luego de cada repetición ya que la puesta en tensión por largos periodos genera estrés muscular.
  • Realizar el ejercicio anterior pero esta vez agregando un movimiento en la cabeza hacia delante y hacia atrás cada vez que se flexiona la rodilla. Al estirar la pierna haz el mismo movimiento con la cabeza hacia atrás y al flexionar la cabeza hacia adelante.
  • Sentarse con las manos detrás y dejar caer el tronco hacia adelante y realizar los mismos movimientos antes mencionados, incluyendo el estiramiento de cabeza. Puedes hacer este estiramiento con ambas piernas a la vez.
  • Por último, tumbado sobre la cama, abraza el muslo por debajo, levanta la pierna estirándola hasta donde puedas y realiza movimientos únicamente en el tobillo hacia adelante y hacia atrás o de lado a lado.